¿Cuál es la técnica de marketing de la redacción?

La redacción se trata de hacer una elección informada de los términos utilizados en el contenido de un sitio web. Este artículo le brinda las claves para mejorar la redacción de su sitio a fin de mejorar su SEO y aumentar su visibilidad.

Las técnicas de redacción para Marketing de contenidos son la adaptación de las técnicas de redacción periodística y publicitarias a Internet. La Red exige unas pautas diferentes porque hay dos tipos de clientes cuando escribes: tu cliente potencial y Google.

Técnicas de redacción para Google

A Google le gusta indexar contenido, cuanto más contenido mejor. Pero ese contenido tiene que ser de calidad, novedoso y bien estructurado. Esas son las características de una buena información periodística, concretamente de un reportaje o de una crónica. El buscador agradece y premia las webs que contienen artículos y páginas con contenidos en diferentes formatos, imágenes, vídeos y texto.

Técnicas de redacción para tu cliente potencial

Por otra parte, cuando escribimos para las personas exigen concisión, brevedad y un estilo directo y persuasivo. Aunque son técnicas del estilo periodístico propio de las noticias, realmente la persuasión es más propia del estilo de Publicidad o Marketing. En Internet se recomienda escribir con frases cortas, sencillas y que faciliten la lectura. Entre las técnicas de redacción publicitarias tienes que utilizar los destacados con negritas o titulares que permitan hacer una lectura en diagonal, rápida y poco precisa.

Otra de las técnicas es el uso de eslóganes o frases que inciten a la acción (CTA o call to action).

Es fundamental que el usuario de la web sepa qué se espera que haga tras encontrar ese contenido en Internet. Puede ser un artículo en un blog y la acción suscribirse a un boletín (como ocurre en este blog) o puede ser una página de producto y la acción sea comprar.

Siempre que sea posible debes usar referencias temporales absolutas, puesto que el artículo que escribes hoy al hilo de una noticia o de un hecho concreto, puede ser leído dentro de unos meses y haber perdido la referencia temporal relativa (“según la noticia que conocimos ayer”, “el pasado fin de semana”, “que veremos en unos días”…).

Y finalmente, aprovecha la escritura estructurada para organizar la información en listas, apartados y secciones. Los lectores agradecen que la información se pueda ver y comprender de forma ordenada y rápida.